lunes, 28 de septiembre de 2020

Reagan aprobó las donaciones de Riad a la “contra

 Reagan aprobó las donaciones de Riad a la “contra

El exconsejero nacional de Seguridad, Robert McFarlane, en su comparecencia ante el comité senatorial del ‘“Irangate” después de intentar suicidarse, declaró que él mismo envió una nota escrita a Reagan en la que le in formaba de una donación saudí de un millón de dólares mensuales para la “contra”, ante la que el presidente mostró gran “satisfacción y placer”



El ex consejero nacional de Seguridad norteamericano, Robert McFarlane, en su segunda comparecencia ante la audiencia del “Irangate”, afirmó que tuvieron lugar una serie de “donaciones” por parte de “terceros países” Taiuan, Arabia Saudí— con la idea de que eso no estaba prohibido por el Congreso, y el presidente Ronald Reagan le expresó su “satisfacción y placer” cuando el Gobierno de Riad accedió a proporcionar un millón de dólares al mes para los “contras”. El ex consejero nacional de Seguridad señaló que todas sus gestiones en relación con esos rebel des “respondieron a los deseos de Reagan”, y que las instrucciones de éste consistían en apoyarles para lograr su supervivencia hasta que el Congreso cambiara de idea y volviera a autorizar la ayuda. McFarlane, en una extensa declaración inicial, dijo que toda la política centroamericana de la Administración Reagan fue elaborada en un momento en que no existía ningún análisis serio de la situación en centroamérica, y no había la estructura adecuada para formular unos planteamientos coherentes.

El Congreso señaló McFarlane también actua tarde (al reanudar la asistencia militar a los rebeldes) y también debe compartir una responsabilidad moral. La política exterior no se puede hacer así. Una visión tan a corto plazo de las cosas únicamente puede llevar al país a la hecatombe”.• McFarlane aseguró haber informado, mediante una nota escrita, al presidente Reagan de que el embajador saudí en Washington prometía una contribución mensual de un millón de dólares para la “contra”, en la época en que el Congreso tenía prohibido cualquier tipo de ayuda, directa o indirecta, a los rebeldes nicaragüenses. En total, Riad aportó unos 32 millones de dólares, y Taiwan otros 2 millones más.



Reagan expresó su satisfación y placer” por esa actitud de los saudíes, de la que también fue ron informados el vicepresidente George Bush, el secretario de Estado, George Shultz, y el ministro de Defensa, Caspar Weinberger. McFarlane, en un momento de su testimonio, insinuó que el líder norteamericano pidió ‘personal— mente dinero para la “contra” al rey Fahd en el transcurso de una visita oficial a Washington. 

Denuncia las estructuras

Marvin Fitzwater, el portavoz de la Casa Blanca, ha respondido que Reagan nunca ocultó su apoyo a la “contra”, pero dentro de los límites de la ley, pero que jamás pidió dinero para los rebeldes nicaragüenses, ni ha tenido conocimiento de que miembros de su Administración lo hayan hecho. Asimismo McFarlane denunció las estructuras de la política exterior de los Estados Unidos, y dijo que el “Irangat’ no es el resultado de la “parálisis, el bipartidismo y la incoherencia” que preside el proceso de toma de decisiones en asunto  clave para la seguridad del país.

MeFarlane, que intentó suicidarse hace unos meses, dijo que ni el Ejecutivo ni el Legislativo norteamericanos tienen un plan o una estrategia para hacer frente a la nueva oleada de expansionismo soviético que sin duda se producirá dentro de cuatro o cinco año cuando el secretario general Gorbachov consolide su poder. Esa falta de análisis y de una política concreta para hacer frente a situaciones clave es, según McFarlane, el corazón mismo del escándalo que gira actualmente en torno al desvío de fondos a los “contras” nicaragüense



No hay comentarios:

Publicar un comentario